Menú
Menú

46

14 Abr 2019

Emprendimiento

Los 5 errores más comunes de las startups al buscar financiamiento

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) calcula que dos de cada tres empresas mexicanas quiebran antes o al cumplir cinco años de vida productiva, de modo que, a la larga, solo el 11% de estas unidades económicas logrará cumplir 20 años o más.

Sin embargo, hay muchas que mueren incluso, antes de debutar formalmente como startup o pyme, debido a la falta de financiamiento, ya sea por parte de capitales externos o instituciones bancarias, pero ¿por qué no pueden conseguirlo?

Los inversionistas, por muy aventurados que sean, a veces prefieren decir “no” en vez de comprometer sus capitales, aunque la idea “suene bien”, debido a que hay errores en la planeación y logística de los proyectos que “no les checa” y es que, muchos de ellos tienen experiencia en el desarrollo de negocios, además de intuición; por lo que saben detectar cuando un negocio puede tener problemas para fortalecerse y, por ende, retrasar la recuperación de sus capitales.

Algunos de los errores que los founders cometen al momento de solicitar fondos son:

  1. La falta de experiencia y exceso de confianza o entusiasmo del emprendedor muchas veces no lo deja prever algunas situaciones que implican riesgo, como el hecho de que su producto o servicio no sea necesario en el mercado. Suena inverosímil, pero esta situación, es la primera razón por la que las startups desaparecen, de acuerdo con un estudio de CB Insights.
  2. Al momento de trazar el modelo de negocio, no están incluyendo compras o gastos que se requerirán obligatoriamente para arrancar, sino que los emprendedores solo contemplan aquellas cantidades que utilizarán al poner en marcha las operaciones, sin prever que el primer día ya implica presupuesto. En estas circunstancias, será complejo corregir el camino, ya que el manejo de flujo continuará complicándose (30% de los emprendimientos financiados se queda sin efectivo, antes de ejecutar plenamente su idea, ha indicado CB Insights).
  3. No está clara la parte de su proceso de desarrollo de negocio en qué van a ocupar el financiamiento, lo cual es reflejo de la falta de conocimiento en gestión empresarial y de no contar con un consultor o consejero que guíe hacia una buena aplicación de estrategias y administración de recursos. Ante esto es importante contar con un equipo multidisciplinario previo, durante y después del emprendimiento, que resultará clave debido a que un grupo de personas con diferentes skills y conocimientos, puede aportar nuevos ángulos de un mismo asunto y más si los distintos integrantes del equipo pueden ayudar con la comprensión de principios económicos fundamentales.
  4. Los dueños de las ideas no siempre ceden a hacer de los inversionistas sus socios estratégicos. Ya que algunos fondos exigen tener representación y poder de decisión dentro del consejo de administración y del equipo directivo de las startups, los fundadores suelen espantarse un poco y tienden a pensar que sus proyectos pueden ser sustraídos; sin embargo, dejan ir una gran oportunidad no solo de obtener el capital necesario, sino también de aprender el “know-how” del sector, que implica conocer sobre carteras de clientes, capacitación y costos accesibles de materia prima.
  5. Un pitch mal diseñado. Para ello, es necesario que el solicitante comprenda bien su propio proyecto para saber venderlo, desde las investigaciones de mercado que van a sustentar la existencia de su servicio o producto, hasta la estrategia de marketing que utilizará para promoverse, pasando por los objetivos y metas que desea alcanzar en determinados plazos. Si una idea no puede comprenderse a cabalidad, difícilmente, se logrará que alguien se enamore de ella.

Es así que resulta urgente que los emprendedores noten aquello que no están comprendiendo bien al momento de preparar su proyecto y venderlo, pues quizá la idea no es mala, pero lo son los cálculos que pueden llevarlos a rebasar sus capital semilla y las prácticas que los alejan del éxito, pues errores como los mencionados generará en los inversionistas una sensación de riesgo de pérdida de su dinero y de su tiempo. Ante esto, la sugerencia es detectar y optimizar costos desde el día uno y ya en marcha, calcular costos fijos y abrirse a las posibilidades de aprender nuevas cosas, todos los días.

También, no estaría de más que los emprendedores se prepararan acudiendo a algún diplomado de gestión o formación empresarial, para evitar dar la impresión de que solo van por dinero.

Por: Griselda Celis
Déjanos tu opinión

Comentarios

X

Blogs Relacionados